TARRAGONA
DELTA DEL EBRO

El parque natural del Delta del Ebro fue declarado parque natural en 1983. Se encuentra en la provincia de Tarragona, en la desembocadura del río Ebro el río más caudaloso de España. El parque cuenta con una extensión de 7.736 hectáreas ubicadas entre las comarcas del Bajo Ebro y el Montsiá. Un lugar perfecto para ir a hacer una excursión de domingo junto a tus amigos/as o familia! 

Las principales actividades económicas de esta zona son la pesca, la acuicultura el cultivo de arroz o arboles frutales y el turismo. Los campos de arroz constituyen una parte importante del paisaje del Delta, cubriendo unas 20.000 ha. de este con lo que podrás disfrutar de este maravilloso paisaje durante todo el trayecto.

Hay diversas rutas para poder visitar el parque natural del Delta, nosotros llegamos hasta l'illa de Buda o Isla de Buda para adentrarnos por el bosque de la Ribera, el único bosque que podemos encontrar en el parque, para así llegar hasta la desembocadura del Garxal. No elegimos esta ruta por nada en concreto sino porque fue la que nos indicaron y a la que se llegaba relativamente fácil.

Emprendimos la marcha por la orilla del río observando la flora y fauna del lugar, escuchando a nuestras espaldas diferentes sonidos de insectos, lagartijas, y animalillos que se camuflaban con el medio. Continuamos caminando, saludando alegremente a pescadores y excursionistas de la zona los cuales quedaban tan fascinados como nosotros al ver el grandísimo río y su entorno. Llegamos a un observatorio en el cual podías ver algunas aves, como patos de cuello verde, gacelas, flamencos..entre otros. Aunque la verdad es que nosotros sólo pudimos ver algunos patos y crías de pato, ya que los flamencos se encontraban muy lejos y era imposible poder verles sin prismáticos.

Regresamos al coche tras dos horas de caminata para dirigirnos a la "bassa de la Tancada" la cual recibe este nombre porque antiguamente no tenía comunicación con el mar. De camino pudimos ver algunas de las barracas tradicionales de la zona, construidas con barro y paja las cuales ofrecen cobijo a los agricultores del delta.

En la Tancada encontramos otro observatorio de aves, en el cual puedes avistar incluso águilas pescadoras pero de nuevo volvimos a tener el mismo problema de visión y lo único que alcanzábamos a ver fueron patos y gacelas. Aun así nos relajamos en el observatorio disfrutando del paisaje.

Anímate y descubre la zona de Deltebre!